La Presidenta recordó a los fusilados por la Libertadora

Al cumplirse 55 años de los fusilamientos ordenados por el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu que apagó la vida de civiles y militares que intentaron un levantamiento encabezado por el General Juan José Valle, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó "la fuerte institucionalidad" que se vive en la Argentina actualmente, que "no proscribe y permite a todos expresarse libremente".
Hoy, ese escenario es casi inimaginable para muchos jóvenes que no pueden ni siquiera pensar en la posibilidad de que un gobierno proscriba a un partido político y prohíba nombrar a un ex presidente legitimado por el voto popular como fue el caso de Juan Domingo Perón que debió exiliarse del país durante 18 años a partir del decreto 4161 firmados por Aramburu.
En el marco de un acto que se realizó en Casa de Gobierno, en el cual se anunció la primera clonación exitosa de una vaca transgénica, y en el que entregó viviendas en Avellaneda y Quilmes, a través de teleconferencias, la Presidenta dijo que "nuestros 200 años de historia estuvieron signados por episodios violentos, de mucha injusticia y persecución en serio".
"Pero hoy tenemos la tranquilidad de vivir en una sociedad con una institucionalidad muy fuerte", dijo la jefa de Estado, al recordar el aniversario de los fusilados en José León Suárez.
La Presidenta destacó que "la verdadera institucionalidad es la que permite expresarse libremente a todos, institucionalidad que no proscribe, que no impide nombrar al jefe o a la historia de tu partido, que nos permite votar libremente, expresarse libremente en los medios, sin temor a que vengan a tocarte la puerta por lo que dijiste".
"Esta es otra Argentina, la que pudimos comenzar a reconstruir entre todos y ahora en todo el mundo nos ven como un ejemplo a imitar. Lo cierto es que la Argentina vive en paz con la fuerza de las ideas. La única imputación que nos pueden hacer por ahí es la fuerza de nuestras ideas", remarcó.
En su discurso, la mandataria dijo que no refería el aniversario de los fusilamientos "con el ánimo de recordar cosas que dividen a los argentinos, sino para tener memoria y recordar a esos hombres que lucharon para que hubiera una Argentina sin proscripciones, que ofrendaron su vida y fueron fusilados".
"Es bueno recordarlo, sin rencores, sin reproches para que estas cosas no vuelven a ocurrir nunca más", dijo y añadió que la "única fuerza es la de las ideas, las otras no sirven porque terminan en divisiones y enfrenamientos de los argentinos".
Aseveró que desde 2003 a la fecha "sobrellevamos hechos de violencia y no usamos la fuerza porque no creemos en eso y los que impusieron la fuerza duraron muy pocos. No se puede hacer desaparecer la realidad, se la puede ocultar o distorsionar, pero siempre se corre el telón de la verdad". 

FUENTE: Diario Diagonales
Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario