“Nos están matando un pibe por día” - FM Raices Rock 88.9

martes, 21 de abril de 2015

“Nos están matando un pibe por día”

Estas fueron las palabras de María del Carmen Verdú , titular de CORREPI, en diálogo con Ritmo y Sustancia en la mañana de ayer, quién eligió esa manera, como podría haber elegido otras, para que se tome conciencia de las muertes producidas por los Sistemas Represivos del Estado.



Por: Margarita Castillo Conesa



Entrevista Completa!



Nos estamos acostumbrando a que nos arrebaten los pibes. Que los caguen a palos, que le peguen un tiro, que fragüen un suicidio. Que los maten, que nos los maten. Que formen parte de una roja estadística que marca las fallas del sistema coercitivo en todo el territorio nacional.

Un diario local hoy tituló, en su sección trama urbana, que "Un policía mató a joven de 19 años en pelea callejera" quien después de cometido el hecho denunció que le robaron el arma.  Oscar Ledesma estaba en la calle 1344 entre 1319 y 1321 del barrio Villa San Luis, Florencio Varela, cuando una bala terminó con su vida. El arma era propiedad de un policía, que el diario Hoy se reserva la identidad, al igual que Télam y todos los medios que levantaron la nota.
¿Quién debería controlar a los policías que andan borrachos con un arma en el bolsillo? ¿Por qué los asesinatos de los pibes y pibas de los barrios aparecen en los diarios un día, en un recuadro, y nunca más se vuelve a hablar de ellos? ¿Porque no viven en Palermo su historia no merece un seguimiento judicial mediático? 

Oscar para los medios es “un pibe”, otro más porque, claro, ya nos vamos acostumbrando.
 “El que vio una vez una causa por gatillo fácil puede decir que ya las vio a todas” agregó Verdú. Si los jueces que las llevan adelante saben esto igual que nosotros, ¿Por qué no hay castigos ejemplares para los asesinos con chapa policial? 

Mientras las corporaciones mediáticas y judiciales piden mano dura, miles de pibes siguen siendo reclutados por las fuerzas de seguridad para que choreen a comisión. Otros tantos, son asesinados en “enfrentamientos” con tiros en la espalda, o “suicidados” en calabozos tras media hora de detención.
No es un caso aislado, es un plan sistemático. Y detrás de esas tristes estadísticas que declaran “muere un pibe cada 30 horas en manos de la policía”, hay nombres, hay apellidos, hay historias que desde Ritmo y Sustancia queremos seguir compartiendo. Para que se conozcan  y no queden impunes, y sobre todo, para no tener que lamentar otra muerte en estas circunstancias NUNCA MÁS. 
Seguinos en Twitter: @muchasustancia
Megusteanos en Facebook: Ritmo y Sustancia 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario