“Estamos divididos por alambrados”

En Junín de Los Andes, provincia de Neuquén, el acceso a la tierra y la vivienda esta restringido por el poder económico. Marcos Iglesias, referente de la radio Che Comunitaria, asegura que el intendente Juan Linares, no toma las demandas de los habitantes y que “el conflicto existe por el negocio inmobiliario”.

 Por Ritmo y Sustancia





Desde principios de año, a la vera del río Chimeuin, un conjunto de familias se instalaron en un predio municipal para exigir viviendas y tierras en condiciones dignas. “El intendente todavía no los recibió desde la toma”, asegura Iglesias, referente de la radio Che Comunitaria de la ciudad.

Junin de Los Andes es un pueblo que cuenta con 15 mil habitantes y tiene un diámetro geográfico de 130 mil hectáreas, de las cuales el 60 % esta en manos de estancieros. Contar con un hogar propio es sumamente restringido ya que los que acceden a ella tienen un alto poder adquisitivo. “Vivimos entre estancias grandes divididas por alambrados”, asegura Iglesias quien luego añade: “Sin embargo no hay viviendas para nadie, acá todo se alquila”.

Respecto del papel del Intendente gobernante, Iglesias sostiene que su función ha sido posponer las reuniones para no dar una solución adecuada al asunto. Además asegura que “actualmente existe una ley provincial que establece que si la tierra no se trabaja la debe tomar el Estado”. Sin embargo los estancieros, en convivencia con el poder político, aprovecharon un artilugio legal para exhibir las tierras a los visitantes turísticos del extranjero” durante las temporadas altas. De este modo, quedan tipificadas como tierras trabajadas.


Megusteanos en Facebook: Ritmo & Sustancia
Seguinos en Twitter: @muchasustancia


Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario