Violencia institucional en CABA

Emiliano Ulloa Aguirre de 26 años fue detenido el pasado 20 de julio en el barrio Catalina Sur de la Boca, cuando iba al trabajo en bicicleta e intentaba interferir en el procedimiento policial, para evitar la brutales agresiones que estaban sufriendo unos detenidos, entre ellos un menor.



En el día del amigo, Ullua se encontró en las calles de un grupo de prefectos que pateaban a un joven que estaba tendido en el piso. "Yo me siento en la obligación personal por mis convicciones, ante esa situación, decirles que no lo haga más" señala Emiliano, quién efectivamente les pidió que dejen de pegarle a ese chico, a lo que los oficiales se acercaron y lo redujeron. Alrededor de 10 uniformados lo golpearon y fue llevado a la comisaría. 

Si bien el maltrato físico fue doloroso, Emiliano aseguró que "lo peor fue el maltrato psicológico. Me decían que iba a aparecer en el riachuelo, que me iban a matar". Él, al ser del barrio, comenzó a gritar su nombre para ser reconocido por los vecinos, pero nadie lo escuchó y los golpes siguieron.

Él se considera un trabajador que "nunca robe ni robaría; me parece mal. Pero estoy en desacuerdo con el procedimiento policial”

Una vez dictada la liberación en los tribunales, lo pasaron a una celda común donde siguió demorado algunas horas hasta que logro salir definitivamente. La familia tuvo que pagar la fianza para ser liberado, mas allá de la liberación del 24 de julio, Emiliano sigue teniendo una causa caratulada como “robo y lesiones”.



 Los Invisibles
 viernes de 20 a 22hs


    @invisiblesrock
Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario