En busca de una nueva ruralidad

Agrupaciones y productores campesinos y rurales realizaron en el día de ayer una jornada en Plaza San Martín, frente a la Cámara de Diputados Bonaerenses, en apoyo a la adhesión de la provincia de Buenos Aires a la Ley Nacional de Agricultura Familiar.

Fotos por Vanina Artola y Juliana Moreno




Decenas de productores bonaerenses se reunieron ayer en una feria en la que expusieron sus trabajos como modo de apoyo al proyecto presentado por la Diputada Provincial por el Frente Para la Victoria Patricia Cubría de adhesión a la ley nacional 27.118.

La ley tiene como principal objetivo "promover el desarrollo humano integral, bienestar social y económico de los productores, de sus comunidades, de los trabajadores de campo y, en general, de los agentes del medio rural, mediante la diversificación y la generación de empleo en el medio rural, así como el incremento del ingreso, en diversidad y armonía con la naturaleza para alcanzar el buen vivir". En ese sentido propone reconocer y consolidar "a la agricultura familiar como sujeto social protagónico del espacio rural".

FM Raíces Rock participó de la jornada con una radio abierta en la que dirigentes y productores se acercaron a dialogar sobre este proyecto que busca construir una nueva ruralidad teniendo como protagonistas centrales a los trabajadores de la tierra.

Emilio Pérsico, secretario de Agricultura Familiar de La Nación y referente del Movimiento Evita, destacó la importancia de que las organizaciones y los productores apoyen la ley que en su opinión está "hecha para el futuro, para las próximas generaciones".



Gustavo "Tio" Di Marzio, diputado provincial por el Frente Para la Victoria opinó que esta ley es parte de un proceso de "devolverle a nuestro pueblo todo lo que le habían quitado durante esa década del neoliberalismo. Por eso es un acto de reparación histórica, por eso es ésta idea de seguir construyendo derechos; por eso hoy está el pueblo movilizado expresandose acá con las unidades productivas de cada uno que en el día a día con tanto sacrificio, con tanto esfuerzo construyen el futuro desde esa idea de construcción colectiva".

Por otro lado considera que este proyecto instala el debate sobre la distribución de la tierra y sobre la necesidad de que cada campesino tenga su espacio para trabajar.





Elisa Soledad, dirigente del Movimiento Campesino Indígena (MCI), explicó los reiterados intentos de usuparsión y las trabas burocráticas que tienen en Ministro Rivadavia, localidad rural ubicada al sur del Gran Buenos Aires, en la que constantemente llegan "seudodueños de traje y corbata" a pedir tierras que no les corresponden ya que el 90% de los trabajadores son los dueños. Elisa señaló que no hay que dejarse intimidar y destacó que "el que vive, el que trabaja la tierra es el dueño".




En tanto, Rodrigo Bahía, militante del Movimiento Evita y representante de la Secretaria de Agricultura de Bahía Blanca, señaló que, en su zona, además de los cambios climáticos, la falta de agua y la especulación de los dueños de la tierra, el principal de problema con que se encuentran los productores es la falta de apoyo de los municipios. "Nosotros estamos peleando para que se declare de interés municipal , para que los concejales se pongan las pilas para darles los medios y que los compañeros se puedan desarrollar" comentó y explicó que "gran parte de las tierras, de los permisos y espacios físicos que hay que tener están en mano de los municipios".




Susana Gómez, presidenta de Pantalón Cortito, comentó cómo viene trabajando esta asociación con "Hagan Lio" su nuevo proyecto productivo que consiste en una proveeduria que apunta a una economía popular y solidaria abaratando también así la canasta de alimentos.

Por otro lado destacó que estos proyectos generan nuevos puestos de empleos, sobre todo para los jóvenes. Si bien reconoce que la realidad del país es distinta a aquella en la que se formó Pantalón Cortito, Susana señaló que "todavía tenemos que apuntar a que los pibes encuentren proyectos que los entusiasmen, que les den ganas de hacer algo, así que en eso estamos y creo que esto es una gran oportunidad"



Romina y Trinidad son dos mujeres peruanas viviendo en La Plata, trabajadoras sexuales, integrantes de la agrupación Otrans y de Patria Migrante que buscan mediante la producción colectiva de alimentos típicos de su país hacer valer sus derechos "para que vean que las chicas queremos salir de la calle y queremos estar con otras actividades". 

Por otra parte explicaron las diferentes trabajos que vienen desarrollando desde las agrupaciones en que participan.

 

Mientras los productores comercializaban sin intermediarios con el consumidor, logrando así una cercanía y un precio más accesible, dentro del recinto los dirigentes de la Secretaria de Agricultura Familiar presentaron la ley que busca instalarse también en la provincia de Buenos Aires.




Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario