Lohana por Lohana

Nos dejó Lohana Berkins, militante que supo marcar y abrir camino hacia la conquistas de los derechos de la comunidad trans. ¿Quién era Lohana? Desde FM Raíces Rock la recordamos con sus propias banderas, con sus propias palabras. 





El año pasado, en Ritmo y Sustancia, a propósito de analizar el acceso a los derechos de travestis y trans, hablamos con Lohana Berkins, quién explicó cuál era la situación y las desigualdades que había aún habiendo una Ley Nacional. Nos contó eso, que era también su historia. 

Siendo el acceso a la salud uno de los principales problemas para la comunidad Trans, esta histórica militante comentaba que esto se debe a una gran discriminación que aún viven y que se da en parte por los prejuicios que cargan las instituciones medicas, las cuales que deberían tener  "la voluntad política de ver la salud como un derecho humano" ya que "un hospital público debe garantizar el acceso a la salud de todos y todas los que vivimos en este país" señalaba.

Pero hace veinte años, cuando la Ley de Identidad de Genero era una utopía, Lohana entendió que era necesario organizarse y se encontró ahí con el segundo gran problema que carga la comunidad: el empleo.  Un día, reunida con diferentes compañeras, se dio cuenta que de ese grupo la única que tenia un empleo que no fuera la prostitución era ella. Por lo que empezaron a "pensar en cómo sería esto encarado en el mundo laboral. Y así, a tumbos, junto con gente que siempre nos ha ayudado y nos ayudó, decidimos formar una cooperativa" decía Berkins hace unos meses atrás. De esa organización, sesenta trans recibieron capacitación laboral y dejaron las calles. 

Para Lohana, hasta ese entonces, no se veía a las personas trans como fuerzas productoras de trabajo, no se creía en sus capacidades porque "a priori, la peligrosidad que veían en nosotras era nuestra identidad". Esa primera experiencia que intentaba romper con esa ridícula concepción, se repetiría durante años exitosamente gracias a una gran la militancia. Desde las cooperativas se entendió que pesar de no tener una gran formación laboral, "si teníamos expertisé en un montón de cosas y que se valore eso para desarrollar un trabajo".

A priori, la peligrosidad que veían en nosotras era nuestra identidad

Si bien Lohana ya contaba con un trabajo formal, en su pasado había trabajado en las calles.  "Yo era una prostituta muy exitosa, económicamente siempre he sido una prostituta muy exitosa; lo tenía todo, pero era tan grande el vacío que había en mi vida, que yo el sentido lo encontré a través del activismo" comentaba Berkins. Dejó entonces la prostitución y fue atrás de sus sueños. Encontró un trabajo donde al principio no fue le fue fácil. Las miradas de sus compañeros recaían en ella hasta que entendieron que era una más. 

Para ella "no se puede explicar en palabras cómo impacta en nuestras vidas el hecho de tener un trabajo, de superarnos, de sentir que somos reconocidas y reconocidos por nuestras capacidades laborales, por lo que hacemos, y no porque tenemos el mejor cuerpito a cualquier precio". Lohana entre el trabajo y la militancia (siempre de la mano) empezó a vivir cómoda, segura y feliz.

...lo tenía todo, pero era tan grande el vacío que había en mi vida, que yo el sentido lo encontré a través del activismo.

"Yo estudié porque era un sueño de mi vida" contaba Berkins, quien terminó la secundaria y pensó, por insistencia de su entornó, en estudiar abogacía, pero ella sabia hace rato que quería hacer: "un día me puse a pensar, y dije: 'no, mi sueño, MI sueño había sido ser maestra. Y entonces me anoté, que también fue otro escándalo" recordaba Lohana, a quien en ese entonces no la dejaban inscribirse con su nombre. Testadura y con derecho presentó una denuncia en la Defensoría del Pueblo porteña, la cuál ordenó que las autoridades del establecimiento educativo debían respetar su identidad. 

Lohana quería ser maestra. "Ay, mirá si vos con tu mente tan pequeña vas a obturar mi capacidad soñadora, mi deseo, mi anhelo, y la verdad que lo hice" dijo Lohana, cuando estudiar se convirtió en experiencia dura, entre denuncias y prejuicios, pero se propuso a terminar la carera.  Cumplió su sueño y se convirtió en maestra, aunque nunca ejerció: la educación le interesaba en tanto instrumento. "Para mi, la educación es una herramienta poderosísima, que justamente se nos niega como modo de controlarnos ¿Cómo vas a exigir un derecho que ni siquiera sabés que lo tenés? comentaba Lohana, quién tras recibirse empezó a ver cómo podía escolarizar, como capacitar a sus compañeras, como emponderlas.

Para mi, la educación es una herramienta poderosísima, que justamente se nos niega como modo de controlarnos ¿Cómo vas a exigir un derecho que ni siquiera sabés que lo tenés?

Gracias a su trabajo en Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT) y en la Oficina de Identidad de Género y Orientación Sexual, a la militancia y a la lucha por la conquista de la Ley de Identidad de Género, a su voz, a su palabra, a su lucidez,  Lohana Berkins se convirtió en un ejemplo: Lohana se va como una referente, como una soñadora incansable que dejó marcas de lucha y de revoluciones en la historia de los derechos del colectivo trans de nuestro país. Furia Travesti Siempre.
Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario