Represión y dos detenidos frente a gobernación

Por la mañana, un grupo de policías interceptó y esposó a dos jóvenes de la organización que corta calle 6 desde hace una semana en pedido de alimentos. Mujeres intentaron evitar su detención y fueron reprimidas con gas pimienta. El comisario de la 1°, donde fueron llevados los jóvenes, reconoció no haber dado ninguna orden.




Una carpa se apoya sobre las rejas de gobernación. En frente,  un círculo de sillas con pibes, mujeres con bebes en brazos, una señora que revuelve una olla al lado de otra que pela papas. Es calle 6 de la ciudad de La Plata. La cuadra esta copada desde hace 8 días por la ONG “Ayudemos a Ayudar”.

Según Estela Sánchez, la referente de esa organización, esa mañana se levantaron como cualquier otra. Dos de los pibes fueron a buscar agua caliente, como todos los días, a lo de una vecina. Minutos después tuvieron que correr a defenderlos.


Un grupo de policías los había esposado. Estela y otras mujeres se acercaron para evitar que se los lleven. Según los uniformados, los chicos habían arrojado agua caliente a un vecino, pero este negaba la versión. Igualmente los subieron al patrullero. Aquellas que intentaron impedirlo fueron reprimidas con gas pimienta y gases lacrimógenos.


“Una policía cargó la Ithaca y no sabemos de dónde salieron” reveló Estela. Según su testimonio, cuando el Comisario de la primera se acercó al lugar, negó haber mandado a reprimir o efectuar cualquier tipo de acción contra los manifestantes.




Esto es peor


"Que no alcanza", esa la respuesta que le da el gobierno de María Eugenia Vidal a “Ayudemos a Ayudar” . La oferta es de 4 mil kilos, cuando venían recibiendo 30 mil para sostener los 325 centros asistenciales de La Plata, Berisso, Ensenada, el conurbano y algunas localidades del interior. Estela dice: “Tenemos un trabajo social de 22 años, muy grande, pero ellos no lo entienden”


Esta es la quinta vez que Estela se encadena a la gobernación. Pero esta vez es peor, “es peor, porque hace 8 días que estoy acá” larga. Un medidor de la sensibilidad de cada gestión: en la anterior hacía falta un día de reclamo para que baje un ministro a “arreglar el tema”; ahora va más de una semana, dos detenidos, gases lacrimógenos y gas pimienta.


Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario