NO A LA PRIVATIZACIÓN DEL SISTEMA DE RECICLADO

Las 12 cooperativas de cartoneros de la ciudad de Buenos Aires se reúnen ante el vaciamiento y la posible privatización del servicio de recolección diferenciada. 

En comunicación con El Bondi de la 88, Susana Izaguirre, presidenta de la cooperativa Madreselva, contó el estado de las cooperativas de cartoneros frente a los vaciamientos en el Sistema de Reciclado de la Ciudad de Buenos Aires y cuales son las medidas de lucha que se tomaran de ahora en más.

Reproducimos el comunicado de prensa:

"Hace pocos días el director de la DGREC (Dirección General de Reciclado) Lucas Peverelli renunció a su cargo denunciando el vaciamiento del servicio de recolección diferenciada como parte de un proyecto impulsado por las autoridades del Ministerio de Ambiente y Espacio Público para privatizarlo. Frente a esta denuncia los presidentes de las 12 cooperativas de cartoneros que hoy forman parte del sistema nos reunimos para convocar a un plan de lucha exigiendo el cese del vaciamiento y que no se negocie el futuro del sistema de reciclado en una mesa chica a espaldas de los trabajadores.
El Sistema de Reciclado de la Ciudad de Buenos Aires está premiado en el mundo como ejemplo de eficiencia e integración social. Especialistas en la materia, que incluso son asesores de la actual gestión, resaltan la importancia de sostenerlo y mejorarlo. Pero cuando hay intereses y lobbys empresarios la eficiencia y la inclusión social pasan a un segundo o tercer plano. La carta del ex director no hace más que confirmar lo que venimos expresando las cooperativas hace años: la flota de camiones está obsoleta, se adeudan bolsones y uniformes, no se disponen los centros verdes necesarios para procesar todo el material reciclado, y en los pocos que hay no se han realizado las inversiones en infraestructura necesarias. A pesar de este vaciamiento los 5500 cartoneros integrados en el sistema de recolección diferenciada trabajan sacrificadamente y separan más de 600 toneladas diarias de reciclado. Esto compone la única barrera a la crisis ambiental que implica el enterramiento indiscriminado y ahorra millones de pesos del presupuesto de la ciudad.Vaciamiento, campaña de desprestigio y luego privatización. Es la repetición de la vieja fórmula que se usó para las privatizaciones menemistas en los 90, una estafa al pueblo que todavía hoy tiene efectos negativos, como el reciente tarifazo decretado para que unos pocos empresarios se enriquezcan a costa de los usuarios. Los trabajadores cartoneros no vamos a permitir esta estafa, porque el servicio de reciclado lo pusimos en pie nosotros con mucho sacrificio y sin derechos, cuando el estado miraba para otro lado. Porque ya vivimos un sistema con empresas privadas que se guardaban la plata del estado y no cumplían con su labor. Porque los negociados entre los amigos del poder siempre van en perjuicio de los trabajadores, de los vecinos y del ambiente"

Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario