Rebeldes, soñadores, laburantes

"No sigas al rebaño, no corras que es peor, a mí ya no me importa qué digan por ahí, prefiero escuchar mi corazón, saltando los corrales de la imaginación..." Allí va La Galera sonando el blues del lobizón, en el final de una noche devenida en rito junto al más tradicional sonido suburbano y el costado blusero del Rock barrial, al entrelazar tres bandas peso pesado del género en las orillas platenses. Héroes del Whisky, la Juan Daniels y La Galera hicieron del cuarto capítulo en La Otra Ciudad - Centro Cultural una verdadera fiesta de viejos conocidos, amigos y familia.
Las tribus de todas las calles de tierra escriben secuencias de la noche en la pizarra/pared, Víctor y Flor dicen que esto tiene que ser un lugar en el que nos encontremos todos los del barrio. La birra artesanal, la gente de la radio. Está El Vieja, que esta vez vino con un amigo, se tararean todas las de los Redondos agitando el brazo derecho al viento -como quien entrona un himno de cancha- mientras los Héroes del Whisky se suenan como la puta madre.
Están los que bancan los trapos y contagian, son esos que salen de manejar un camión todo el día y se vienen a dar una mano para armar el escenario o para mover el sonido o para lo que sea. Están los pibes del Bajo, que tocaron en otro lado y después se vinieron, y hasta está el pibe de Ases que hace unos días se fue a Rosario a ver a los Guns.
Rebeldes, soñadores, laburantes. Hasta Pappo suena por ahí, con la Juan Daniels y un grito desesperado, es menester que sea rock!
La Otra Ciudad llama, atrae, convoca, reclama, junta. Se corre la voz. Mil canciones y una más, antídoto para los huesos cansados, música descamisada, perros sin marca que ladran, destellos de lunas pasadas, nostalgias que se emparchan.
Poco Spotify, poco Youtube, toda la experiencia en las espaldas, de no llegar para grabar, canciones que mueren por salir de los anaqueles de los goles que no fueron. Vamos, negrita, baila hasta el fin/ponele alas a mi destino, rompé los dientes de este engranaje/que nos merecemos bellos milagros. 
Share on Google Plus
    Comentarios en Facebook
    Comenta con Google

0 comentarios:

Publicar un comentario