El tiro del final - FM Raices Rock 88.9

martes, 4 de septiembre de 2018

El tiro del final

Economía en Cartón: detrás del humo del choripan. Columna sobre Economía para El Bondi de la 88.

La novela cuadernos tiene un fin obvio y otro velado. El evidente es saciar la sed de venganza del mediopelo argento que entiende a la corrupción como el mal mayor del país. Satisfacer a señoras pitucas y a los desclasados que van “con la sube” a pedir el desafuero de Cristina alimenta el núcleo duro de votantes Pro y sataniza a la líder política más importante de la historia argentina. Pero el objetivo velado es distraer los efectos sobre una economía moribunda que espera el sonido del tiro del final.

La gota que rebalse el vaso puede venir por el lado del valor de los ADR´s de los bancos argentinos que cotizan en Wall Street. El viernes, el  banco Supervielle se derrumbó un 32,68% en un día. Acumula una pérdida del 81% de su valor desde enero del 2018. Pero no es el único. Fueron afectados el Galicia, el Macro y el Francés, que este jueves volvieron a perder 3,2%, 2,8% y 2%, cotizando al mismo valor que lo hacían durante 2015. Macri culpó al escándalo autogestionado de los cuadernos por las pérdidas de valor de todas las empresas argentinas, que vienen en picada mucho antes de que siquiera se hablara de anotaciones remiseriles. Para el caso, YPF cotizaba en Abril del 2015 a U$S 30.54. Ayer cerró a U$S 16.05, siendo que no está mencionada en cuaderno alguno. Lo que el mercado está diciendo es que la argentina está quebrada, y el último sector que queda por golpear es el financiero, que venía ganando fortunas en base a Lebacs. Clausurada la renovación de Lebacs, aumentado obligatoriamente el encaje que rinde cero y amenazados por posibles delaciones que gatillen una oleada de juicios de parte de los tenedores de acciones por la falta de apego de los bancos Argentinos a las normas legales y prácticas de buena fe a las que están obligadas bajo la Ley de Nueva York, la crisis del sistema financiero empieza a crujir, reflejándose en sus valores bursátiles.

La crisis de un sector parasitario del capitalismo local puede resultar simpática al lector protorrevolucionario, pero el dato es que esos bancos tienen depositados 33 mil millones de dólares de particulares que se computan como reservas del Banco Central. Los dólares de “libre disponibilidad” solo son 22 mil millones. Si los ahorristas comienzan a desconfiar de la salud de los bancos, la crisis cambiaria puede detonar en una crisis bancaria, generando un efecto dominó imparable. El país tiene de reservas 8% de su PBI, cuando el indicador saludable para economías emergentes es 15%. Sin detener la fuga de capital, que en lo que va del 2018 asciende a  ‪u$s 20.027 millones‬  (u$s 76.000 millones‬ desde el inicio del macrismo) y computando el total de reservas del Banco Central como de libre disponibilidad, el “dólar convertible” es $50.10. A ese valor se llega sumando la Base Monetaria + Lebacs + Pases + Leliq y dividiendo sobre el total de reservas. Calculado sobre las reservas reales, salta al escalofriante $125,25. Una salida medianamente fuerte de dólares de ahorristas sería explosiva para el dólar. Lo que el valor de los bancos expresa es que la situación ya es explosiva y que solo depende de que los confiados ahorristas no reciban información alguna que los haga desconfiar y retirar preventivamente sus dólares del sistema. Para mantenerlos distraídos nada mejor que Claudio Batman y Carlos Robin, luchando contra la malvada CFKtubela. El mejor equipo de los últimos cincuenta años tiene en el pasado histórico de la Argentina una medida que evite la salida abrupta de dólares y la quiebra de los bancos. Se llama Corralito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario