Chasquibum - FM Raices Rock 88.9

martes, 9 de octubre de 2018

Chasquibum

Economía en Cartón; detrás del humo del choripan. Una nueva columna de Leo Fusero para El Bondi de la 88.



Si la patria es la tierra y los muertos, la soberanía es moneda y fuerzas armadas. Una mirada más lúcida indica que moneda y fuerzas armadas son la misma cosa. El uso de una moneda global fue siempre sustentada en cañones de alcance también global.

No por nada la moneda global más poderosa de la historia de la humanidad fue el real de a ocho. El real fue una moneda de plata con valor de ocho reales acuñada por la Monarquía Católica Española en 1497. Acuñadas en México y Perú, los reales de a 8 eran la moneda del comercio global, aceptada en toda América, Europa, África, Arabia y la lejana China.  La plata española era la única mercancía extranjera que chinos, árabes, rusos e hindúes aceptaba como pago y si bien la Monarquía impedía el libre comercio entre sus territorios y el resto del mundo, el contrabando de  buques de Gran Bretaña y Holanda permitió que las piezas monetarias acuñadas circularan por sitios ajenos a la jurisdicción española, como Las Trece Colonias británicas en América del Norte que luego formaron los Estados Unidos. En una época donde el valor de la moneda estaba determinado por su contenido intrínseco de plata u oro, la fineza del real de a 8 lo convirtió en la divisa de más amplia difusión, que se siguió usando en Norteamérica y en el Sudeste asiático hasta el siglo XIX. El otro imperio que acuñaba moneda era Austria. Su moneda, el thaler, no tenía la difusión del real de a 8 a nivel mundial, pero su nombre en francés y en inglés (thaller y daller), sirvieron para que en Estados Unidos el real de a 8 recibiera el nombre de Spanish daller, del cual derivó posteriormente la denominación Spanish dollar, reducido luego a simplemente dólar. La moneda española fue moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta que en 1857 fue prohibido su uso, y mientras circuló en los EE. UU. el real de a 8 tuvo el valor de un dólar. Hoy el real de a 8 tiene un precio de $ 20.000 pesos, por lo que el tipo de cambio histórico dólar peso sería cercano a 22.000 pesos por dólar. La caída de la moneda es la caída del Imperio Español. Se calcula que un tercio de la moneda de plata española fue resellada por ingleses y holandeses, que de esta forma transformaron la riqueza española en propia. El poder imperial español tuvo su estocada inicial en Trafalgar, el 21 de octubre de 1805, contra los cañones del Almirante Nelson. Liberadas las colonias americanas productoras de plata acuñada, el otrora todopoderoso Imperio Español y su real de a 8 dieron lugar al nuevo imperio y su moneda, la Libra Esterlina, que fue moneda mundial desde las guerras napoleónicas hasta que, obligada por los Estados Unidos y fuertemente devaluada, cedió el trono al dólar americano.

La banda que gobierna desde Diciembre del 2015 ha atentando contra la soberanía de todas las formas posibles. Por el lado de la moneda, su devaluación desde los $9.80 con que recibió el tipo de cambio oficial hasta los $42 actuales, implica la pulverización de la riqueza nacional y el remate del país  al imperio. La deuda en dólares para solventar gastos en pesos asegura a futuro la subordinación de cualquier signo político que reemplace al estadista de la capital provincial del salamín. Creada en 1941 y conducida por el General Juan Savio, la Dirección General de Fabricaciones Militares llegó a contar con una cadena de valor de 14 fábricas. Bajo su órbita comenzó la industria petroquímica en el país con la producción de tolueno sintético, la fabricación de los Pulqui I y II (primeros aviones a reacción diseñado en América Latina), el desarrollo de la energía atómica, las grandes obras de infraestructura e ingeniería civil de la Nación y la soberanía austral con la creación del Instituto Antártico. Endeudada en 300 millones de dólares por la dictadura militar,  bajo la presidencia de Carlos Saúl Menem se sancionó la Ley 24.045 que declaró sujetas a privatización a las fábricas militares de Azul, Fray Luis Beltrán, Río Tercero y Villa María, las únicas cuatro que habían sobrevivido de las catorce originales. Menem no consiguió cerrarlas, pero Macri viene a completar la faena. Por decisión del gobierno nacional la Fábrica de Villa María paralizó la producción de pólvora, propulsantes para cohetes y pólvora para artillería pesada. También suspendió la reparación de los pocos cañones en funcionamiento del Ejército. Solo produce pólvora de uso civil para caza y para policías. Canceló la  fabricación de radares para control de fronteras y la instalación de estaciones meteorológicas en 257 localidades que permitirían el monitoreo del clima previniendo sequías e inundaciones. El 28 de diciembre del 2017 cerró Fanazul, que producía munición de grueso calibre, era la única planta de Sudamérica especializada en la implementación de nuevos proyectiles para tanques y la única que producía TNT, el químico fundamental en la propulsión de misiles. En 2014 CFK inauguraba la planta destinada a la producción  de chalecos antibala y de seguridad más moderna de Sudamérica. Esa línea de producción fue discontinuada y el Estado compró 4500 chalecos antibala a una empresa asociada a Angelici, que no los produce, y los importa de Israel. Fabricaciones Militares fue impedida de presentar una oferta en dicha licitación. La minería, actividad promocionada por el macrismo y que  no paga impuestos, compra sus insumos en Chile, ya que también se cerró la fábrica de explosivos para piedra blanda y dura que se usa en las canteras de Córdoba y Buenos Aires.  Al mismo tiempo el gobierno creó una comisión para la compra de armamento en el exterior, evidenciando que ante un conflicto bélico el país se vería obligado a  comprarle armas a otras naciones. 

La absoluta destrucción de la moneda y de las fuerzas armadas solo es justificable bajo las órdenes de la potencia global que tutela la moneda y las balas. Por algo CFK decía en octubre del 2014 “Si me pasa algo, miren hacia el norte”. Los trabajadores de Fabricaciones Militares adhirieron a los 5 paros nacionales contra el gobierno de CFK, en protesta por el pago de impuesto a las ganancias,  cuando ellos no pagaban ganancias. En una nota, algunos de ellos,  beneficiarios del Plan Procrear,  se quejaban ante lo que calificaban como imposición dictatorial y absurda de tener que colgar el cartelito de Estado Nacional frente a sus nuevas casas. 

La industria pesada, fuente de la soberanía nacional y origen del desarrollo militar hoy fallece lentamente en Córdoba, donde Macri ganó con el 75% de los votos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario